Tratamientos de la disfunción eréctil o impotencia sexual masculina

El tratamiento de la disfunción eréctil no es sencillo y habrá que analizar las causas que pueden haberla provocado. Teniendo en cuenta el origen de la disfunción eréctil, el tratamiento de la impotencia masculina deberá ser psicológico – emocional si la causa de la disfunción eréctil es psicológica. Se prodecerá a un tratamiento hormonal si la causa de la disfunción eréctil es a causa de niveles bajos de testosterona. Los hombres que padecen bajos niveles de testosterona, la disfunción eréctil suele estar asociada a la falta de deseo.

chock

En los últimos años, han aparecido tratamientos orales que han resultado muy eficaces para combatir la disfunción eréctil o impotencia sexual masculina. Son los inhibidores de la fosfodiesterasa 5. El más popular, por ser el primero en aparecer, es Viagra ( citrato de sildenafilo ) de los laboratorios Pfizer, pero no es el único.

Dentro del grupo de los inhibidores de la fosfodiesterasa 5 también contamos con Levitra ( Vardenafilo ) de los laboratorios Bayer y Cialis ( Tadaláfilo ) de los laboratorios Lilly cuya característica más elogiada es que permite mantener erecciones durante un periodo de 36 horas. Esta duración prolongada la que ha hecho que a Cialis se la bautizara como la viagra del fin de semana.

Todos estos fármacos se toman a demanda aproximadamente una hora antes del encuentro sexual. En el caso de Cialis, hay una versión del fármaco con bajas concentraciones del principio activo para que el paciente pueda tomarlo diariamente. Es conocido como Cialis de uso diario y la compañía Lilly lo recomienda en aquellos casos de hombres que padezcan disfunción eréctil y que mantengan dos o más relaciones semanales.

Otro tratamiento para la disfunción eréctil son las inyecciones en el pene. El hombre se inyecta en los cuerpos cavernosos del pene sustancias vasoactivas que provocan la erección. Esta forma de tratamiento de la disfunción eréctil puede presentar riesgos tales como el priapismo ( erección prolongada durante más de 4 horas que puede causar daños severos en el pene ) y fibrosis de los cuerpos cavernosos.

Otra forma de tratamiento de la impotencia sexual masculina que está cayendo en desuso es la tecnología de vacío. Se trata de un embolo en el que se introduce el pene y que, mediante vacío, consigue realizar un rápido llenado de sangre en el pene provocando la erección. Una vez conseguida la erección, se coloca una anilla elástica en la base del pene para que la sangre quede retenida. Este sistema también conlleva riesgos.

En última instancia, podría llegarse al tratamiento de la disfunción eréctil mediante cirugía, ya que, algunas afecciones de origen vascular o por fibrosis de los cuerpos cavernosos del pene, sólo pueden tratarse mediante el implante de una prótesis peneana. Las intervenciones quirúrgicas deben contemplarse como la última opción y sólo debe recurrirse a ella si los demás tratamientos son ineficaces o no son aplicables al paciente.

En cualquier caso es fundamental no automedicarse ni ocultar la disfunción eréctil ya que la disfunción eréctil puede ser un síntoma centinela de otra afección más grave y la automedicación puede suponer un riesgo si nuestro estado de salud no es el adecuado o estamos tomando otra medicación que puede interactuar con los medicamentos para la impotencia con los que nos estamos medicamentos.

Afortunadamente, hoy en día hay tratamientos y alternativas para solucionar la disfunción eréctil en casi la totalidad de los casos.

Related posts:

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *